EN ES

Blog

Conoce a Isabela Salom, primera becaria de la Fundación Color y Esperanza

Me gusta esta publicación

6

Isabela Salom nació en Unguía – Chocó, un pueblo colorido, lleno de montañas, ríos y mar que se encuentra ubicado al norte de Colombia.

Tiene 16 años de edad. Su núcleo familiar se encuentra conformado por sus padres y tres hermanos, siendo ella la hija mayor.

Isabela se describe como una “persona auténtica, respetuosa, dedicada y con valores inculcados desde el hogar”

Es una joven que a la que le motiva el aprendizaje, por ello fue que ingresó al Curso de Robótica ofrecido en la Casa de Colores de la Fundación Color y Esperanza y desarrollado por el SENA. Para ella era muy interesante este tema y quería aprender y explorar algo nuevo.


Escucha a Isa

Su interés por continuar su formación profesional, la llevó a visualizar la posibilidad de salir de Unguía para buscar más oportunidades, ya que el municipio no cuenta con este tipo de oferta. Isabela tiene muchas metas tanto a nivel personal como profesional, pero también la motiva mucho el poder ayudar a sus hermanos menores a salir adelante:

image00001

“Mis sueños a nivel profesional son estudiar muchas carreras y que, a través de mis conocimientos, tener unos buenos trabajos, que sean estables y a nivel personal tener mi casa y principalmente poder ayudar a mi familia”

Hoy esta Unguieña ha dado un paso muy importante en ese sueño y propósito de vida, ya que gracias a su excelente desempeño en el curso de robótica de la Casa de Colores de la Fundación Color y Esperanza, logró viajar junto a otros de sus compañeros, a representar a su municipio en la 1era Feria de La Ciencia de Tecnoacademia Itinerante del SENA a la ciudad de Quibdó, Chocó, el 26 de noviembre de 2021 y tras esta participación fue seleccionada como candidata para una beca de estudio en la institución universitaria Tecnológico de Antioquia en Medellín.

Gracias a la gestión de Javier Palacios, instructor del SENA, quién reconoció en Isabela su compromiso y dedicación con el aprendizaje y de la Fundación Color y Esperanza, esta joven logró obtener la beca y matricularse en la carrera de ingeniería ambiental.

Isabela Salom se encuentra cursando su primer semestre, convencida y segura de que disfrutará al máximo de esta oportunidad, pues sabe que es una joven afortunada, ya que muchos de sus compañeros de colegio no continuaron hacia la educación superior, porque en el municipio de Unguía son muchos los obstáculos a los que se enfrentan los niños y jóvenes para completar sus estudios: motivos económicos, familiares, falta de infraestructura, acceso a internet, entre otros.
Si esta historia te inspiró y deseas apoyar las iniciativas de la Fundación Color y Esperanza para seguir coloreando la vida de los niños y niñas del Chocó, puedes hacer tu donación a la cuenta de ahorro Bancolombia Nº 01762266136. También puedes compartir esta información con tus amigos, familiares y personas que puedan seguir sumando. Recuerda que ¡todo suma!